En Clave de Aragón exhibirá el nuevo trabajo del grupo zaragozano Red Baleine. Se trata de un ambicioso proyecto que recoge nueve canciones inéditas al que acompaña un documental titulado Una Ballena en una Iglesia (realizado por Samuel Barrena y Juan Manzanara), que inmortaliza el proceso de grabación del disco y donde se hace eco de la vida de las vecinas y vecinos de un pueblo con la despoblación como tema principal.

La reverberación natural de la iglesia de Pozuel de Ariza le da al disco un sonido característico imposible de conseguir en un estudio convencional. El directo también se ve fortalecido con la incorporación de las proyecciones sobre el escenario de Pablo Noailles.

Si lo haces con amor no es pecado», dice a cámara Emilia, vecina de Pozuel de Ariza (Zaragoza). Con la autoridad que dan los años, la abuela de Samuel Barrena da su aprobación a lo que Red Bailene, el grupo de su nieto, hizo el último verano en este pueblo perdido en la frontera entre Aragón y Castilla.

La banda zaragozana pidió permiso para convertir durante unos días la iglesia de la localidad en el estudio de grabación de ‘The Dame‘, su nuevo disco. El proyecto ha dado lugar a un documental que invita a reflexionar sobre la despoblación.

Hace unas décadas Pozuel tenía escuela, estación ferroviaria… y gente. «Cuando llegaron los cupos agrícolas se empezó a arrancar la viña, se dejó de sembrar cereal… La gente emigró a Zaragoza y Madrid, porque el pueblo está a medio camino entre ambas, pero también hubo algunos que se fueron a la industria de Catalunya y Bilbao. Estos primeros emigrantes sentían las necesidad de volver para las fiestas, los fines de semana, en verano…», explica Barrena.

«Se han caído casas, pero también se han levantado otras nuevas. No volverá a ser como antes, pero no morirá: se ha convertido en un lugar de segunda residencia y un sitio que da oportunidades para desarrollar inquietudes distintas a las de la ciudad»

El músico recuerda que el pueblo vivió un punto de inflexión en los años 90 con la movilización contra el proyecto de incineradora en el vecino Monteagudo (Soria): «Los vecinos se unieron para parar aquello, se creó una asociación… Se logró el objetivo y, por suerte, el movimiento continúo. La generación de mis padres, con los hijos ya crecidos, empezó a ir más allí y a preocuparse por mejorar las cosas».

Mucha más información en:
www.redbaleine.com

Chinese (Simplified)EnglishFrenchGermanRussianSpanish